Primeros auxilios emocionales


 
 

Les dejamos algunas herramientas que pueden ayudar a encontrar calma y tranquilidad luego de los sucesos del 19 de septiembre.

Por Nancy Mancera, Psicoterapeuta Gestalt por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt

 

Ante un desastre natural que implica pérdidas humanas o materiales como el sismo del pasado 19 de septiembre, cada persona responde de manera distinta y pueden surgir sentimientos o emociones que no sabemos cómo manejar.

000024804MEs importante darnos el tiempo necesario, trabajar a nuestro propio ritmo para así regresar a un estado de serenidad y aceptación de lo que nos sucedió.

Es por ello que debemos ser pacientes y compasivos con nosotros mismos y buscar apoyo con amigos, familiares o de manera profesional. Y es que no hay una forma “normal” o “correcta” de reaccionar, no te avergüences o te sientas culpable de tus emociones.

La siguiente lista podrá orientarte para identificar cómo estás hoy y lo que puedes hacer para recuperar, poco a poco, tu estado de calma y tranquilidad.

  • Sentimientos de Tristeza, Abandono, Miedo, Frustración, Impotencia, Angustia, Ganas de llorar
  • No puedes dormir
  • Sensación de desorientación
  • Recuerdos muy vivos del evento
  • Cambios en los hábitos alimenticios
  • Problemas de concentración
  • Sentimiento de soledad o deseos de aislarte
  • Sentimientos de culpa

¿Qué puedes hacer?

Si experimentas o te identificas con uno o más de los sentimientos de la lista anterior, te compartimos algunos tips que puedes seguir.

Siente: Date permiso de sentir. El evento ya terminó pero lo que sientes es real, las emociones son efímeras, como oleadas en el mar, siéntelas y observa como baja su intensidad y mantente el mayor tiempo posible en ese estado de calma.

Respira: Haz una pausa y haz contacto con tu respiración. Con tus ojos abiertos date cuenta que el peligro ya pasó, que en este momento ya no esta la amenaza. Dile a tu cuerpo que ya no tiene que permanecer en estado de alerta

Haz: Si sientes deseos de apoyar a otros empieza por tu círculo inmediato. Brinda ayuda de acuerdo a tus posibilidades y recursos. Mantente ocupado. Intenta retomar tu rutina consciente de que ha habido un cambio en tu entorno

Comparte: Procura los vínculos de afecto y apoyo con las personas cercanas a ti, y comparte tu experiencia y tus sentimientos con ellos. Escucha y sé compasivo de la experiencia de los demás.

Llora: Llorar es saberse vulnerable y aceptar esto nos da una sensación de alivio profundo.

Evita: Limita el tiempo de noticieros y redes sociales. Evita el abuso de sustancias tóxicas. Evita personas y experiencias que te acerquen a la violencia.

Cuida tu salud: Bebe agua y consume alimentos saludables y balanceados. Procura dormir lo suficiente y tomar pequeños descansos durante tu rutina diaria.

Actívate: Corre, sal en bicicleta, da un paseo de por lo menos de 30 minutos. La actividad física libera endorfinas que te harán sentir mejor. Realiza ejercicios físicos suaves alternados con relajación.

PIde ayuda: No dudes en consultar a un especialista. La búsqueda especializada es una gran oportunidad, no solo para atender tu situación inmediata, sino como una nueva etapa en tu vida.

Agradece y recuerda: Agradece a quien tu quieras, hoy eres testigo de que todo lo que has vivido es real. Agradecer le da sentido a tu pasado, trae paz al presente y crea una visión para el mañana. Recuerda que en tu pasado hay buenos momentos que puedes traer al presente. Todas las experiencias del pasado te dan recursos para salir adelante, recuerda quien eres.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *