La vida puede verse como un juego


 
 

Cambiar nuestra postura con respecto a nuestra forma de ver el mundo, traerá beneficios en nuestra vida cotidiana y también en nuestra vida profesional

por George Ross, Coach en Desarrollo Humano

El juego principal es la existencia misma y consiste en permanecer vivo, de esta se derivan otra serie de juegos en los que nos vamos enrolando conforme crecemos, algunos de estos son; la escuela, la familia, los amigos, los deportes y al avanzar nos involucramos en el amor y el trabajo y pronto se nos olvida de la alegria y felicidad que causa el jugar y que cada uno de estos juegos sólo forman una parte de nuestra existencia completa y sin embargo nos atrapamos, nos volvemos serios y empezamos con la queja y el estress de cada uno de estos juegos en los que decidimos participar.

El jugar es un tema central en la vida del ser humano, ya que cualquiera que este cuerdo buscara ganar y evitara perder, esto está íntimamente ligado con el tema de la supervivencia,  ya que si sobreviviste estabas en lo correcto, y por lo tanto ganaste, y si sucumbiste, estuviste equivocado y perdiste.

creatividadprincipalLa confusión acerca del tema es porque esta regla parece actuar en forma inversa en algunas personas, que gozan de perder y evitan el ganar. Ésta es una aberración que trae trastornos y retrocesos en los seres humanos,  creando contagio de esas desviaciones, convirtiéndolas en una moda, forma de vida e inclusive introduciéndolas en la enseñanza. Hay personas y grupos que “disfrutan” del sufrimiento de perder y crean canciones, poemas y formas de vida, convencidos de que la vida no vale la pena, esto mezclado muchas de las veces con alcohol, drogas o ideologias basadas en la apatia y el dolor, llevan a las personas a sucumbir, ya sea totalmente o en alguna area de su vida

Lamentablemente, este pensamiento negativo se ha insertado en el núcleo de la sociedad y hoy en día se ha vuelto  muy “correcto” y “aceptable” este tipo de pensamiento de perdedor,  está es una de las mas graves y grandes enfermedades de nuestro país, esta “enfermedad” crece, contagia y destruye los sueños y esperanzas, aniquilando cualquier posibilidad de cambio.

En un verdadero juego uno debe estar dispuesto tanto a ganar  como a perder, si uno sólo desea ganar va a arriesgar muy poco y a jugar con temor, refrenandose por su falta de disposición a aceptar la posibilidad de perder. Si no existieran las dos posibilidades no tendría razón ningún juego, lo que genera el entusiasmo y la emoción, es la interrogante que se crea al jugar un juego y que solamente el resultado de este  lo resolverá.

Por otro lado, si solo se desea perder y no se tiene ni la más remota esperanza de ganar, el jugador futbolse colocará en una posición sin interés y tendrá la seguridad de que todo está perdido, y no hará ni siquiera lo necesario para poder remontar esa condicion  ni intentara vencer las adversidades  superando los obstáculos, … jugara para perder.

Un juego debe contener ciertos elementos para que sea atractivo y las personas quieran jugarlo, debe existir la posiblidad de tener libertad de  hacer una serie de cosas, asi mismo deben existir una serie de restricciones o reglas que son obstaculos dentro del juego y debe de tener como atractivo principal un objetivo o proposito para desear jugarlo.

En su avance y conquista de este planeta, el ser humano no sólo ha sido capaz de vencer y controlar todo aquello que soñó y deseó, son numerosas las veces que ha triunfado cuando solo tenia alguna remota posibilidad de ganar ante las numerosas posibilidades de perder.

Por eso en el juego de la vida, sólo puede ganar el individuo que cree que tiene posibilidades de alcanzar sus objetivos, evitando asi ser arrollado por la vida y sus contra-esfuerzos.

Nuestra capacidad de asombro y descubrimiento se va apagando y nos dirigimos a una condición en la que las cosas se vuelven rutinarias y aburridas , por lo tanto los logros y avances ya no se celebran, ya no hay entusiasmo por disfrutar lo que se tiene y simplemente se da por hecho, si esto sucede con las cosas que ya tenemos, con los avances y conquistas que se han logrado en la vida, imaginemos qué sucede con todo aquello que está fuera de nuestro control en donde no se ven posibilidades de ganar ni de obtener placer.

Por esto es que el ser humano se desvía e intenta hacer de la derrota una virtud, como si la aceptación lograra cambiar el hecho de perder.

Si cambiamos nuestra actitud y comezamos por enfrentarnos y estar dispuestos a jugar,  aprendiendo y desarrollando mas nuestras habilidades e incrementando nuestras percepciones en la vida hacia las cosas más simples y cotidianas las cuales realizamos en un continuo presente, momento a momento esa actitud elevará nuestro interés que es el motor básico para la obtención de la felicidad y  asi encontraremos un continuo reto y desafío que acrecentara  el estándar y la calidad de nuestra vida.

Conformismo (mediocridad) es igual a no jugar y  resignarse con ser perdedor, esto lo podríamos llevar a terrenos del trabajo, la política y la economia en donde, a veces, pensamos que nada se puede hacer, ni cambiar y que todo seguirá igual, lo mismo aplica a la salud , la guerra, y nuestra historia, así como a las costumbres inadecuadas y a toda nuestro historial de cosas ya vividas

  • Regla: Para ganar hay que estar dispuesto a jugar y cuando se juega hay la posibilidad de perder.
  • “He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito”. – Michael Jordan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *