El Flex Time en México


 
 

por Alejandro Vázquez, experto en comunicación organizacional

En México, poco a poco existen más organizaciones que priorizan el balance vida/trabajo y buscan contar con iniciativas que garanticen un ambiente ideal para sus colaboradores, pero aún estamos empezando en este camino, ya que actualmente, el 46% de la población económicamente activa ocupada tiene entre 30 y 49 años, más un 16% que va de los 50 a 59 años, es decir, la mayoría pertenecen a generaciones que están acostumbradas a condiciones laborales más rígidas, esto hace que avancemos a un paso no tan rápido.

relojSin embargo, para la próxima década, los millenials (generación de personas nacidas de 1981 a 1999), ocuparán el 75% de la población económicamente activa. Estas nuevas generaciones buscan aspectos laborales más amigables, incluso anteponiendo una calidad laboral atractiva ante un sueldo mayor, y eso pinta un panorama excelente para desarrollar prácticas laborales que vayan por este rumbo, porque ¿a quién no le gustaría pasar más tiempo fuera de la oficina? ¿o trabajar en un lugar con un buen clima organizacional?

Una práctica que ha sido bien recibida es el Flex Time, que básicamente consiste en ajustar tu horario de trabajo como más te convenga. Hay quienes preferimos entrar un poco más temprano para disfrutar la tarde y hay quienes de plano no pueden con despertarse temprano y prefieren un horario de entrada más tarde, por supuesto, siempre cumpliendo con las horas laborales establecidas en contrato.

Lo anterior se traduce en grandes beneficios para las organizaciones y para los colaboradores, la motivación de las personas es directamente proporcional a su productividad, lo que genera mejores resultados.

Es importante mencionar que para que los horarios flexibles tengan resultados se necesita tener siempre a una persona del área para atender cualquier emergencia, y todos deberán cumplir con sus labores en tiempo y forma, mediante una adecuada organización del tiempo para tener una agenda efectiva durante la jornada, lo que sólo es posible con una fuerza de trabajo madura que labore por un objetivo en común, de lo contrario, este esquema será difícil que funcione.

Según datos arrojados por las diferentes encuestas que califican a las empresas con mejores condiciones para trabajar (Great Place to Work, Las Súper Empresas, Work Mother México Best Companies, etc.), en 2017, alrededor de 70% de las instituciones encuestadas tienen políticas de horarios flexibles en México y aunque la mayoría sean empresas consolidadas en su ramo o transnacionales con ideas vanguardistas, empiezan a figurar también otras en desarrollo dentro de estas listas, teniendo empresas  de sectores y tamaños diversos, además que es una tendencia ha ido en aumento con el paso de los años.

A pesar del lúcido futuro, aún queda mucho por hacer y es que, seamos sinceros, muchos puestos de mando son ocupados por gente de la vieja escuela, quienes piensan que estar atado a tu silla durante doce horas es sinónimo de productividad y mal miran a aquellos que se van a su hora, tras cumplir con sus labores. Cambiar su mindset es una tarea laboriosa, que se logra a través del desarrollo habilidades gerenciales y de liderazgo, y mostrando que estas nuevas prácticas no sólo hacen que las personas sean felices, además se producen ahorros económicos, un tema al que será difícil decir no, gracias a factores como un gasto menor de recursos energéticos, menos casos de incapacidades por enfermedad. También una educación para el resto de la fuerza laboral, ya que la mayoría de la responsabilidad recae en ellos, capacitar en cuestiones como trabajo en equipo, habilidades de comunicación, un poco de lo que mencioné en mi publicación anterior: ¿Qué significa ser accountable? 

Es una realidad que las organizaciones están descubriendo que la implementación de nuevas prácticas en pro de la calidad de vida debe ser una tendencia que marque sus esfuerzos futuros en temas de capital humano.

Acompañado del Flex Time, vienen de la mano otras iniciativas que también están tomando forma, el home office, la sostenibilidad, ser accountable, un programa de reconocimientos, desarrollo profesional, el clima y la cultura organizacional, condiciones físicas óptimas, entre otros. Por esta razón, y gracias a la ayuda de la tecnología, la prospección es positiva y en más o menos 10 años, se dará una evolución radical en las condiciones de trabajo de las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *