Cómo mejorar tu productividad


 
 

Mejorar la productividadMantener un ritmo constante de trabajo es algo muy difícil de conseguir. Estos sencillos consejos pueden ser el primer paso para que aumentes tu desempeño laboral y aprovechar al máximo tus horas de trabajo.

Planifica tu día

Dedica entre 20 y 40 minutos a esta tarea, tener una agenda organizada te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas más relevantes. Si lo haces todas las mañanas, finalmente mejorará tu visión global y serás capaz de anticipar reuniones difíciles o identificar nuevas tácticas para mejorar tu desempeño.

Haz lo más complicado primero

En las primeras horas de la mañana tus niveles de concentración y energía son mejores, una vez que hayas organizado tu agenda comienza por las tareas más difíciles. Esta simple aproximación te permitirá tener un gran día productivo y resolver con mayor efectividad las problemáticas más complicadas.

Elimina distractores

Entre la computadora y el celular es muy fácil desconectarte y perder de vista las actividades que realizas, lo ideal alejarte de las redes sociales y cuando tu trabajo así lo requiera del Internet. Si necesitas concentrarte aún más, busca un lugar calmado y silencioso y enfócate en terminar lo que tienes pendiente.

Si te gusta la música es una manera de aislarte, pero asegúrate que sea la indicada para ayudarte a concentrarte.

Personaliza tu lugar de trabajo

Cómo luce tu lugar de trabajo es igual de importante que mantenerlo limpio. Si tu empresa lo permite, puedes colgar algún cuadro o alguna fotografía, esto te permitirá generar un ambiente más familiar y le quitará la frialdad al lugar; puedes personalizarlo según tus gustos e intereses.

Levántate temprano

Uno de los detonadores del estrés es la sensación de que el día no dura y el tiempo disponible no es suficiente. Es difícil de llevarlo a la práctica, pero ten confianza en su efectividad, te dará tiempo de ordenar tu agenda, desayunar saludablemente y sin prisa o ejercitarte, acciones que mejorarán tu rendimiento.

Tómate un break

Para nuestro cerebro es imposible rendir al máximo hora tras hora. Para conservar un buen ritmo es indispensable tomar pequeños recesos. Puedes programar descansos de 5 a 10 minutos, pero no abuses de ellos y evita interrumpir a otras personas mientras te distraes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *