4 métricas para una eficiencia financiera


 
 

Para sobrevivir los constantes cambios en las organizaciones, es indispensable comparar continuamente los resultados que estamos obteniendo en nuestra empresa con los objetivos fijados. Esto permitirá a los encargados de las finanzas saber si existen desviaciones negativas, o si el negocio va por buen camino. Para saber si estamos consiguiendo los resultados deseados, los KPIs nos brindarán la información correcta para poder reaccionar en el momento indicado.

KPI es un acrónimo formado por las iniciales de Key Performance Indicator, significando Indicador Clave de Desempeño. Los KPIs son métricas que nos ayudan a identificar el rendimiento de una determinada acción o estrategia. Estas unidades de medida nos permiten conocer nuestro nivel de desempeño con base a los objetivos que hemos fijado anteriormente y medir la eficiencia de nuestra operación.

Federico Buiter, CEO de Integrity Latin America, explica que los KPIs financieros son básicos en cualquier empresa gracias que permiten establecer previamente parámetros que vayan acorde a la estrategia de la organización. Los KPIs se agrupan gráficamente en cuadros de mando para que los directivos puedan ser agiles en la toma de decisiones.

En el cuadro de mando se incluyen los principales indicadores clave para la empresa, y del área,  y de una forma visual se obtiene la información deseada de nuestro rumbo sobre el plan establecido.

En general, la operativa de tesorería es similar en todas las compañías independientemente de su sector, aunque en algunos existan necesidades adicionales. Por eso, se pueden definir los KPIs de tesorería principales que nos permiten identificar los objetivos que queremos alcanzar y que se pueden agrupar en cuatro tipos sobre la base de las funciones de tesorería:

  1. Indicadores de liquidez
  2. Indicadores de financiación e inversión
  3. Indicadores de relación bancario
  4. Indicadores de riesgos

“Estos indicadores persiguen el objetivo de mantener los saldos bancarios de la compañía en un nivel aceptable para el negocio. Si está por debajo, implica falta de liquidez disponible y requiere de una búsqueda de financiación o de utilización de las líneas más allá de lo previsto”, comentó Federico Buiter. “Tener un exceso de fondos significa tener saldos ociosos y el momento de tomar medidas para planificar la inversión de los excedentes temporales”, agregó.

Los indicadores de liquidez definen el control de la posición de tesorería y de los saldos bancarios con una visión previsional a futuro. Estos indicadores son:

  • Liquidez a 30, 60 y 90 días
  • Evolución del cash-flow
  • Capacidad financiera
  • Saldo medio

Los Directores de Finanzas deben controlar la tesorería en el futuro inmediato y disponer de una evolución estimada de los saldos. Esto supone tener una previsión de tesorería, que incorpore los cobros y pagos que surgen de la operación previstos en el plazo deseado e incorporar, vencimientos de operaciones financieras, de inversión o deuda, así como también el plan de gastos de capital de la empresa.

También debe de hacerse un análisis del pasado y analizar la evolución del cash-flow sus las desviaciones de este sobre los presupuestos de tesorería de la empresa para, en su caso, tomar medidas correctivas. Pero también porque muchas veces del análisis de estas desviaciones permiten predecir comportamientos futuros en los flujos de la empresa.

Los indicadores de financiación e inversión miden los riesgos asociados a la sobre/sub inversión/financiación de la empresa. Estos indicadores son:

  • Máxima utilización de financiación
  • Rentabilidad media ponderada/Costo Medio Ponderado
  • Saldo disponible
  • Plazo de maduración de financiaciones
  • Plazo medio de maduración de inversiones
  • Riesgo medio mensual
  • Tipo medio ponderado

Al saber el saldo bancario diario disponible sobre el autorizado por las entidades bancarias, el volumen medio, el riesgo medio, o el tipo medio mensual de financiaciones o inversiones, significa controlar que no se superan los objetivos planteados con el fin de minimizar el costo de los fondos y minimizar los gastos o maximizar los ingresos financieros.

Para medir la rentabilidad que el banco obtiene en la empresa se deben tener en cuenta los indicadores:

  • Volumen de negocio por banco
  • Volumen de negocio por tipo de operación
  • Float bancario por tipo de operación
  • Comisiones pagadas al banco

Los indicadores de riesgo miden la exposición al riesgo de divisas y de tipos de interés y su cobertura. Su medición brinda la posibilidad de mantener la política de cobertura establecida para asegurar la cuenta de resultados. Los indicadores son:

  • Riesgo de interés. Exposición
  • Porcentaje de cobertura de riesgo de interés
  • Riesgo en divisas. Exposición por divisa
  • Porcentaje de cobertura de riesgo de divisas

“Con este tipo de indicadores, los encargados de la tesorería corporativa podrán identificar dónde se producen incidencias acerca de los objetivos deseados, y en dónde se debe centrar la prioridad de las acciones a ejecutar”, finalizó Buiter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *